Reflexión al paso

20/11/2017
La onda pos- o post-

El prefijo pos- o post- ha cobrado la función de un comodín al que parecería atribuírsele, con su sola inclusión, un pensamiento de avanzada, una innovación, una verdadera iluminación en perspectiva histórica.
Así, de su simple significado de “después de” o “posterior a”, catapultado a la fama en la segunda mitad del siglo XX por los autodenominados “posmodernos”, su agregado a cualquier otro término podría alcanzar ribetes verdaderamente ridículos, de no ser pronunciado con pretendida profundidad y sabiduría.
Así, la pos-verdad (post-truth), elegida en 2016 como la “palabra del año” por el Diccionario Oxford, fue definida como “referida a o que denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.
“¡Qué lo parió!”, diría Mendieta, el perro de Inodoro Pereyra.
La elección de la Reina de las palabras 2016 se basó en un “éxito” estadístico: la frecuencia en su uso había aumentado de manera notable especialmente en el campo de la política. Por si alguien se permitía dudar de este hecho (¡!), se suministró un cuadro comparativo justificando el fallo del jurado.
Se elaboró también una “historia de la palabra”, señalando que si bien su significado original era el simple “luego de conocer la verdad”, el nuevo implicaba que “la verdad misma es irrelevante”.
Dos mil seiscientos años de ciencia y filosofía tirados a la papelera de reciclaje. Todavía podemos recuperarlos.

Si no ve bien este mensaje ir a: http://www.filosofiaparaarmar.com/rincon-filosofico.htm


www.filosofiaparaarmar.com.ar

© Copyright 2008 - Creación y diseño de Marta Abergo Moro

presentación

arriba